Translate

Revista digital: Número 62

Revista digital: Número 62
PULSE SOBRE LA IMAGEN PARA ABRIR LA REVISTA

viernes, 27 de enero de 2017

Desastre económico. El consumo de cemento se desploma de nuevo un 7,2%

El consumo de cemento en España cayó de nuevo un 7,2% en octubre, situándose en 936.568 toneladas, la cifra más baja para este mes desde el inicio del siglo. este descenso supone una pérdida de 72.969 toneladas respecto al mismo mes del pasado año. Este dato sitúa la caída acumulada en los diez primeros meses en un 3,4%.

Entre enero y octubre se han consumido en España un total de 9.328.077 toneladas de cemento, 324.831 toneladas menos que en el mismo período de 2015. A tan solo dos meses del cierre del año, las cifras continúan apuntando que 2016 se saldará en negativo, con una caída superior al tres por ciento, en línea con las previsiones realizadas por Oficemen el pasado mes de julio.
Un mes más tarde, Oficemen, la patronal de las empresas productoras de Cemento en España, confirmaba esta tendencia, al hacer público que el consumo de cemento en nuestro país acumula una caída del 3% hasta noviembre, situándose en 10.336.269 toneladas, 319.282 toneladas menos respecto al mismo período del pasado año. Pese a que este mes el mercado tuvo un ligero crecimiento del 0,6%, con 1.008.191 toneladas, (+5.548 toneladas con respecto a igual periodo del año anterior), se confirman las previsiones de Oficemen de una caída para el total del año. 
“El precio eléctrico ha subido más de un 80% de abril a octubre y nos deja al borde del abismo en los mercados internacionales”, explica el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza. “En un contexto en el que la recuperación del consumo interno no parece aún factible, dadas las previsiones de obra pública, y con las exportaciones puestas en riesgo por una rentabilidad casi inexistente por el coste en aumento de la energía, la viabilidad de nuestras fábricas se hace cada vez más complicada”, añade.
“La industria cementera española afronta actualmente un sobrecoste en el precio eléctrico de en torno al 30% frente a países como Alemania o Francia, y además, lo hace en un escenario insostenible, ausente de medidas que incentiven nuestra competitividad”, sentencia  Zaragoza.